jueves, 23 de noviembre de 2017

A veces duele el resplandor del dia



A veces duele el resplandor del día,
estas llamaradas de adentro
que calcinan algunos pájaros y se detienen
cuando el lago helado de las doce
se derrama en tu escote.

Después volarás apresurada
por silentes cornisas, por miradas ciegas;
después 
atravesará la tarde un somormujo  azul 
En su pico 
el cielo se beberá a sí mismo
 y a cien mil damas escarlata

A veces duele el resplandor del día
cuando te descalzas en la quinta nube
y empiezas a bajar
por las costuras de la luna,
por el vientre sedoso de los pinos
por el otoño que se derrama
en el ombligo de la próxima alborada.

A veces como ahora
el resplandor del día es una pica que nos atraviesa
y la dulce agonía
que se derrama lenta, demorada
por crepúsculo oscuro de tu escote.  

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario