sábado, 25 de noviembre de 2017

La Tragedia del Sol




 En el crepúsculo verás
el  hermoso cadáver de la doncella del sol
Antes de la alborada
se abalanzó sobre las piedras del valle
y ahora descansa,
ojos abiertos,
pierna encogida
y un largo mechón de los cabellos
dentro del río.

Y la vida se convierte
 en un guiño azul de la alborada
mientras los muertos procuran que las flores crezcan
y las hormigas modelan
 las arcadas del día.

Cuando asome la luna,
tendrás un hijo con la doncella muerta.

Será el mañana

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario