domingo, 10 de diciembre de 2017

A veces el amor colapsa




A veces, cuando llega al cielo, 
el amor colapsa; 
la beatitud lo vuelve  anémico
apartado de las terrestres caricias,
de la s hondas raíces, 
de los pantanos, 
de las arañas y los buitres
que también se aman entre ellos;
que nos aman;
que por la noche trepan nuestras nalgas
y el obsesivo amor rompe las barreras de la atmósfera
y llega al cielo envuelto en llamas,
expresando el equilibrio  
en  una danza jubilosa
para luego descender y descender}
hasta encender la danza  de los cerros
y detenerse en tu desnudez soberbia
cubierta de lodo,
dispuesta a bañarte en los helados manantiales ;
dispuesta a entregarte 
en esta mañana lustral,
lustrosa,
sostenida por cuatro querubines
que palidecen y se desintegran
mientras la tierra se llena de vacío
y el silencio de camas.

Modelemos el amor, 
no lo hagamos simplemente. 
Construyamos esta pequeña estatua de nosotros
ávida de dolores y de goces...

..explota el sol. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario