martes, 12 de diciembre de 2017

Cuatreros en mi sangre



Cuatreros en mi sangre
roban los animales que siempre me recorren
y los llevan al corral 
en la parte baja de mi espalda

Desde entonces 
te preocuparás por mi mirada débil
por esta extraña indecisión 
cuando te amo,
por  la debilidad creciente de mis piernas. 
En  las noches
apenas duermes escuchando las quejas
de los animales prisioneros
en la parte baja de mi espalda.

A veces llueve
a lo largo mis vértebras
y ellos beben el agua tibia de mis cielos
Entonces me pides caminar descalza por mi espalda
como lo hacías 
años atrás
cuando eras el sueño de una sílfide
y al beasr tu rostro
mis labios se hundían en la almohada;
y en esos atardeceres
entrabas por mi cuarta costilla
y te precipitabas en los abismos del azur
que siempre rodeara  mi clavícula. 

Ahora
temo que tus pasos leves dañen los animales
exiliados,
lentos,
doloridos
que guardo en la caída de mi espalda...

Escucha:  Aldebarán planta sus gritos
y lloran los silencios de la entraña. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario