sábado, 23 de diciembre de 2017

El sol que odia las sombras





En este día de sol abrasador
hasta los topos escondidos 
muestran  sus perfiles. Los rayos
que atraviesan la tierra,
también perforan  tu seno derecho
y en tu pezón se acumula la luz abrumadora.

Te bañas desnuda 
en el recodo del arroyo,
sabiendo que mil ojos de muertos y de vivos
espían tus movimientos más sencillos
mientras el sol que no perdona
 odia el simple pensamiento de una sombra

Quizá por eso 
sueño despierto con cavernas
mientras tu yoni me reclama:
cueva iniciática, 
feroz amanecer entre tus brazos
En la noche
buscaremos el sexo 
 que nos convierta en pájaros; 
y vociferaremos
el canto de las tres.

Te bañas despreocupada
y desde mi escondite detrás del sicomoro
ruego que no te cubras. Si exhibes tu piel hasta las cuatro
el implacable sol buscará un nicho
y la luz despiadada
 anhelará lunas y cortijos
y una noche lenta y protectora
invadirá este enorme mediodía:
nuestra cópula azul, adamantina
y estos dulces senderos de tu sol.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario