lunes, 1 de enero de 2018

Tu Afición al Nudismo





"La vida es tan fugaz tan ilusoria,
como la estela que deja una luciérnaga
en la noche de junio"

dijiste con la mirada perdida
en los montes lejanos. Me explicaste
que el pesado dolor de la existencia
es apenas una pizca de polvo
de las alas de una de las mariposas azules
que vuelan alrededor de nuestra casa.


Mencionaste tu afición al nudismo
y para demostrar tus palabras
te quitaste la ropa
y diste tres vueltas alrededor de la colina.


Llegaste aterida,
helada
con tu piel 
suave clamando por el fuego.
Te cubrí con una manta
te abracé junto a la hoguera
y volviste a hablarme de la brevedad de la vida,
más exactamente
de su fragilidad
"como un cristal enronquecido por milenios
como un pájaro que por un momento
tiene el recuerdo del recuerdo
de su canto real..."


Dormida entre mis brazos,
entraste en calor
y los silencios se colaron por tu garganta,
inflaron tus pezones
y se desgarraron al llegar a tu sexo.


Esa noche no tuvo amanecer.

No se extinguió el fuego.


Han pasado milenios
y aún siento el peso tibio de tu cuerpo desnudo
dormido contra mi cuarta costilla.


Arriba las estrellas
se han convertido en pájaros primero,
más tarde en elixir de sueños


y finalmente


en canto.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario