martes, 6 de febrero de 2018

La Huella de tu Pie en los Cielos de Aldebarán LISTO




Siento que me alejo demasiado 
de esta tarde amable
llena de bancos, de ancianos y de soles.
 El fragor de las inmensidades
late en la base de mi sexo
mientras amueblas la sala
sonríes,
te abanicas.

En mis adentros,
observo que la huella de tu pie
 aún late en los cielos de Aldebarán. 

Entonces te acercas 
y me dices si llueve,
si haremos el amor junto a la cuarta columna del patio,
si el perro llegará a husmear tus rodillas
cuando las estrellas se desplomen a eso de las doce.

 En mis ojos
podrás ver la caída de los mundos
mientras sirvo el té a tu madre
y converso sobre el perro del vecino. 

Todo está calculado.
La cantidad de sol sobre esa hierba,
la turgencia del pan;
el lunar que late en tu pezón izquierdo
y la cantidad precisa del azul
que tiñe la segunda estrella
 yendo al sur.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario