miércoles, 28 de febrero de 2018

¿Recuerdas esa tarde?



 ¿Recuerdas esa tarde? 
junio encabritaba panes
 mientras el crepúsculo
modelaba sus formas en la carne del cielo.

Tus manos pequeñas
acariciaban la lengua del sol
que por momentos
se tensaba como el enorme e incandescente falo
de un amante suspendido de la tarde.
(Dirías más tarde
que fue tu novio del cielo
a quien Dios sostuviera de los pies
a fin de besar los tres lunares
que rodeaban tu pezón).

Bajaste a eso de las cinco. Tus pies desnudos
rozaron los copos calientes del aire 
y hollaron el rocío
que cincelara la futura noche.




Hoy regresas en las sombras con los ojos cerrados;
 las estrellas
demuelen tus pisadas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario