domingo, 11 de febrero de 2018

Mi doble Onírico




Torpe la madrugada,
lanzó tres golpes de luz sanguinolenta
sobre el alféizar
en el momento en que soñaba con mi muerte.

Las muñecas de mi doble onírico
se clavaron con firmeza
contra la  pantalla
en la que alguien proyectaba  trozos de tu vida,
de aquella vida a la que aún no había llegado,
y la sangre de la madrugada
  multiplicó un pasado
cargado de guerras sin disparos
de tumbas sin cadáveres,
de panes calientes;
de panes recién  muertos. 

Torpe la madrugada
arrancó hierbas de la entrenoche
y me las arrojó a la cara para despertarme
pero mi doble onírico quedó crucificado
en los abismos azules de la cama

Ahora lo veo 
en el instante mínimo en que la luz se enciende.
Ojos cerrados.
Una sonrisa
clavos de luciérnagas sostienen sus tobillos. Esta noche
lo liberaré con mi saliva
y una onza de mis poluciones
que en el sueño serán seráficas palomas
seduciendo a la luna
para su libertad.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario