jueves, 22 de febrero de 2018

Variaciones sobre la página en blanco y tu pezón derecho





La página en blanco es un desierto
que debe ser colonizado
Dijiste mientras perfumabas con Dior tu cuello desnudo.

Respondí que la página en blanco está en nosotros.
Que escribir no es montar rascacielos
abrir fábricas
o levantar escuelas para los salvajes.

Se trata de luchar
por hallar el límite preciso
en que la palabra emerja del silencio y lo señale.
La página en blanco es un vacío intacto
y lo que podamos decir debe ser mínimo
y apuntar a ese cielo sin estrellas...

Callé al advertirte distraída.
Buscaste el poema cargado de adjetivos
que compusieras esa tarde,
y afirmaste que con él
acababas de redimir el hueco del espacio.

El poeta debe odiar el vacío
Pondré mi pie donde vea un trozo en blanco.
Pondré mis senos para dejar la huella de mi cuerpo
y que no haya una pizca de tierra yerma
en el papel.

Al decir esto, descubriste tu pezón derecho,
sabiendo que al llegar a ese punto
te daría indefectiblemente la razón
con la promesa
que en unas horas nuestros cuerpos
se entrelazarían alrededor de un virtual caduceo
y las páginas en blanco
y los delirios de colonización y de silencio
se confundrían entre sí
y terminarían disolviéndose
con la llegada de la noche
en algún punto más allá
de las estrellas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario