martes, 27 de marzo de 2018

Bebo el sol




Bebo el sol
de un vaso abandonado en los orinales del sur.

Lo bebo.

Lo bebo.

Sus brillos me cosquillean el esófago.
y atraviesan las argollas de mi espíritu,
las iniquidades de mi pecho,
y los gatos que aspiran inundar mis venas
con aluviones de uñas y misterios.

Desde el vaso abandonado
en los oscuros orinales del sur,
saltarín y bebestible sol
mezclado con los pulcros silencios
que deja el pan en las bocas de los muertos

Vuelco el sol y lo bebo
en tu zapato azul;
ahora atraviesa mi garganta,
tiembla en la caligrafía de mi carne
y retiene las mudas voces y los mudos cantos
atragantados en el inicio de la vida.

Bebo el sol
mientras un hombre ceniciento y sin hogar,
construye la Torre de Babel
en las estrellas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario