domingo, 25 de marzo de 2018

"Mi desnudez es una puerta"



Mi desnudez es una puerta
murmuraste  y tu voz casi se pierde
entre el rumor de los ruibarbos
y de los dientes de león
que no dejaban de caer. 

Vestida con tu pesada túnica marrón,
seguiste hablando de tu ausencia de prendas
Mi desnudez es la clave que requieren 
los mundos de ahora y los de otrora...

Esperé mientras bailabas levemente 
y cerrabas los ojos
en la tarde de sol. Era la hora de la siesta
y quizá exhibieras el lago sereno y tibio
de tu piel; quizá accedieras 
a brindarme tus claves y las del cosmos más cercano.

Tan sólo tus pies blancos, pequeños
lucían desnudos debajo de la falda. 

Mi desnudez regula el vuelo de los pájaros
el canto de los insectos de la noche
la llegada del viento del norte; mi desnudez
domina la locura
de hombres y mujeres.

Seguías balanceándote con los ojos cerrados. Esperaba
que en un gesto súbito, casi imperceptible
cayeran tus vestidos
y el cosmos se prendiera de la hierba
a través de tus pies. 

Transcurrieron tres horas. Brillaron
las armas del crepúsculo
cuando tu madre te llamó. Me sonreíste
me acariciaste la barbilla y murmuraste
No te olvides de mi desnudez.

Montado en los pollinos de mi desencanto, 
regresé a mi cuarto, a mi catre de heno.
Me dormí temprano. 
En mis sueños volví al prado, 
a tu baile débil, cadencioso, Entonces
cayeron de pronto tus vestidos
y sentí que el cielo demayado, 
se desplomaba 
desde mi sueño
a la villa, a la ciudad;  al universo. 
y ya no pude despertar. 

Perdido en tu piel, enorme pájaro,
metrallas de orgasmos salen de mis ojos
cuando observo tus senos y la tarde
explota una
 y otra vez

en mis entrañas.  

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario