jueves, 19 de abril de 2018

Demorado y flemático ritual




En un  ritual demorado
nos disolvemos con el día. El crepúsculo
penetra por nuestros huecos;
humo que nos redime,
calentando huesos,
tendones,
  lágrimas

Las nubes conocen tus pies cuando las recorres
y desciendes con la lluvia. Cada gota
es una resurrección de tu cuerpo. Cada suspiro
atraviesa tu muerte,
tu esternón. Desnuda
te cuelas por los recovecos del silencio
y estallas en la celosía,
a la hora en que el gato
 repite el movimiento
de enganchar un fantasma
 entre sus garras.

En un ritual felmático,
te licúas y coagulas en mi lecho,
los cabellos sueltos,
los senos enhiestos,
el sexo estridente y silencioso.

Catervas de panes
se filtran por tus huesos
cuando nos unimos en el tren del silencio;
cuando nos fundimos
en la fragua helada de la luna
y aguardamos el sol.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario