sábado, 14 de abril de 2018

Las voces inertes de los vivos, claman por las bestias del placer




Contigo he aprendido  a hundirme
en las profundidades del goce, 
donde mi cuerpo se redime de los años,
donde resucitan civilizaciones  
y vuelven a flotar barcos hundidos, 
y las olas recobran la fuerza y el sentido 
de la primer mañana del planeta. 

Y el placer es una hidra
con innumerables cabezas
en las que me muestra todas 
las formas del tiempo,
los diseños del agua
cuando corre viva por los manantiales. 

Cada uno de tus poros
se convierte en una entrada al universo, 
y entre todos arman un coro colosal
unido al viento, 
al silencio
y a las voces inertes de los vivos
que claman por las bestias del placer
para levantar las auroras,
fundar las estaciones
tomar el cielo por asalto
y explotar el sol. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario