sábado, 7 de abril de 2018

"Píndaro" - Colección de Poesía - Lector de Poesía




“Píndaro” – Colección de Poesía: El Lector de Poesía


La poesía no tiene público, tiene lectores.

Francisco Brines.


Todo escritor tiene su lector interior, a quien debería rendir cuentas antes de cualquier intento de publicación (Redes, libro electrónico, publicación en papel). Si este lector es exigente, si se fija en el detalle; si ha madurado hasta reconocer los ritmos ocultos en el texto; si desarrolla su oído y logra percibir los diferentes matices de esa música oculta en los versos, es que el poeta – siempre presente en todo escritor – está ingresando en la madurez.

El encuentro con el lector externo es la última etapa del proceso. Mientras el poema permanecía a disposición del lector interior, aún era una masa cercana al glorioso magma del que surge el arte. Son los ojos de este lector externo quienes permiten que acceda a la existencia, que se libere de la paternidad (o hablando con más propiedad de la maternidad: crear es siempre una cuestión femenina, por más que el vate sea un dechado de virilidad)

Hasta aquí el proceso es común a todo género literario, pero es en este punto donde el lector de poesía empieza a diferenciarse del lector de novela o de ensayo. Si los versos tienen fibra; si generan una reacción simpática en quien la aborda, la lectura prolonga la creación. Inmediato, espontáneo, el lector, se ve estimulado a expresarse con sus propios poemas: originales, de una profundidad insospechada. En otras palabras: el efecto fecundante de la buena poesía, implica el despliegue de los universos del lector.

La lectura o la audición del poema, actúa a modo de ser vivo que entra en el lector y estimula su instinto poético. Los versos operan al modo de un “Fiat Lux” multiplicando la creación. Podría alegarse que un buen relato o un ensayo también estimulan en el lector el entusiasmo de la creación, pero nunca es tan directo como en la poesía. En los otros géneros es necesario aprender técnicas previas o informarse sobre diversos temas. En la poesía auténtica, ante la buena comunicación entre el creador y el lector, se despierta de inmediato esa música interior que acompaña a la elaboración de los versos y los primeros balbuceos pueden ser absolutamente originales. Es como si un mismo “demon” actuara en todos los poetas, como si un ser que hubiera vivido desde siempre musitara versos en múltiples oídos.

Esto no ocurre cuando el poema se elabora en base a lugares comunes, a expresiones que en su momento fueron originales, que se acumulan en ciertas áreas de la percepción colectiva y se repiten hasta el cansancio. Sus ojos enormes me atravesaron o Su sonrisa encantadora llena mi espíritu son algunos de los lugares comunes de los que debemos huir. Autor y lector pueden emocionarse hasta las lágrimas con este fárrago de frases hechas, repetidas hasta el cansancio, pero con ellas se debilita el lenguaje y se interrumpe el proceso de creación.

La estimulación del lector a la creación se produce cuando el impulso es auténtico; cuando es o-riginal, no porque sea novedoso, sino porque como lo dice la etimología del adjetivo, cuando regresa al origen; a ese punto medio, a esa niebla tempestuosa, caótica donde todo se engendra, donde todo nace. Escribir un poema es establecer una postura nueva ante el mundo. Esa es la condición para que los versos no sólo produzcan goce estético, sino que sean capaces de engendrar otros poemas, otras instancias de belleza.

bohemian_poetry_by_pirataimaginario

La colección Píndaro , dependiente de la editorial Fleming, procura a través de una selección rigurosa, mantener este arco voltaico entre el creador y el lector de poesía. En los volúmenes que iremos ofreciendo, este circuito creativo se mantendrá e irá en aumento. El lector de nuestra colección nunca será pasivo; el abordaje de estos volúmenes acrecentará el impulso poético presente en todos; el entusiasmo como lo entendían en la antiguedad los seguidores de Dionisio.

La primera entrega de la colección será en mayo con “Sombra Mínima” de Vittorio Acquaroli. El próximo de estos artículos llevará por título “Vittorio Acquaroli – El perfume de la poesía” y presentará el libro de este profundo poeta italiano.


Clipboard01

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario