domingo, 6 de mayo de 2018

Somos el sueño de una abeja



El mundo cuelga
del sueño de una abeja
que en alguna dimensión soleada
liba y liba sin detenerse
en aquel  tiempo 
que multiplica el nuestro, que lo cubre
con los insectos de la eternidad.

Somos una burbuja virtual
pendiendo de los ocelos;
 alucinación fulgurante
que en menos de un momento
se precipitará al vacío. 

Vertiginosos,
bullentes,
zumbantes,
buscaremos otro sueño
que nos acerque al origen de la  vida
y al añil de una noche; 
aquella que guarda  un  verde anhelo
en el cuadrado silencio 
de la piel. 

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario